miércoles, 26 de febrero de 2014

Gustavo Álvarez Gardeazábal en Medellín

......




Gustavo Álvarez Gardeazábal en Medellín

Víctor Bustamante

Siempre Gustavo Álvarez Gardeazábal ha sido un interrogante en el país, desde la irrupción de sus relatos reunidos en Cuentos del Parque Boyacá hasta su última novela La misa ha terminado, donde siempre mantiene intacta esa presencia de Tuluá, pero sobre todo esa fe en la literatura en ese país donde el marketing bogotano impone cada cuatro meses a ciertos escritorcillos como el secreto mejor guardado de la literatura colombiana.

En estos últimos días se le ha hecho mucha difusión a Álvarez Gardeazábal. Mucha actividad extra literaria alrededor de él sobre un tema que ya todos conocemos: la pederastia en la iglesia. Algunos la han tomado como un ajuste de cuentas contra esta institución cuando se debería mirar al menos como una constatación de lo que ya se sabe, y que ya no causa escándalo en un momento de apertura sexual en todos los niveles. Siempre he creído que el análisis sobre esta última obra debería ser mirado desde una óptica diferente y valorar a Gustavo Álvarez como la presencia de ese escritor que siempre ha estado ahí, que siempre ha sido un lector de escritores que nunca nadie reseñaría, y han olvidado ese carácter valioso de él en persistir en la escritura en el país que lee medio libro al año. Y saber cómo este libro transita, sierra o abre caminos de su narrativa.

A veces él mismo busca otros recovecos. Uno de ellos, la política siguiendo ese antiguo camino transitado desde los presidentes gramáticos como Núñez, Caro y Suárez, los Lleras, antes de ese oficio de la política perder ese estatus que lo unía a la literatura y ahora quedar siempre en personajes que se la pasan sumidos en la farándula de los proyectos y de la alegoría del buen gobierno como caramelo. Me refiero a políticos de izquierda y derecha que solo los diferencia el vaivén del momento en esa risa presente que es el vaivén político de un país que no sale de ese astro estéril cada día.

A Álvarez Gardeazábal le tocó otro mundo, no el de la que podríamos llamar Ilustración colombiana vía del buen hablar, y del buen escribir, que es la lógica del complejo de inferioridad del siglo donde Isaacs fue dejado de lado como un apestado, sino que ahora vive en mundo peor, la de un escritor inmerso en ese barullo de la ambición personal al ser agredido a  codazos como es la política en Colombia, como cuando llegó a ser gobernador del Valle hasta que los puntapiés y los codazos de la falsa moral lo sustrajeron de ese camino donde no sabríamos hasta donde hubiera llegado.

A estos círculos llegó Gustavo Álvarez Gardeazábal con un discurso nuevo, pero el establecimiento solapado colombiano no podía permitir que personajes de esa valía llegaran ahí. Pero bien la condena, su ostracismo, nunca lograron callarlo y ahora lo escuchamos en la tarde dilapidando su talento de escritor ahí, como antes he comentado ante personajes de una estolidez inmemorial, Risa Loca uno de ellos, en el llamado programa de mayor rating nacional. De todas maneras recuperamos que un escritor haya llegado hasta ahí para decir, hasta donde se permite que diga ciertas verdades de ese país raptado por los veinte mil servidores públicos entre comillas y esa democracia de pandereta que vivimos.

Ese es el no es el último camino de Gardeazábal, siempre exitoso, siempre él, siempre presente en la vida pública de ese país que nunca pudo destrozarlo.

No pude evitar, ir a esta conversación donde nunca debió haber sido realizada, pero debía aprovechar esa generosidad, esa cercanía entre un lector lejano desde la irrupción de Cóndores no entierran todos los días y esas preguntas que nunca nadie hubiera respondido sino él, sí, Gustavo Álvarez Gardeazábal. Solo faltó esa pregunta extra papelada cuando invitó a venir a Cali al gran Lezama Lima, en ese acto heroico para las letras, que solo conozco como una nota de página no solo en la vida de Lezama sino en atrevimiento de la invitación cuando Casa de las Américas pretendía dirigir la cultura en Latinoamérica mientras la dictadura Castro llevaba al colapso a sus más valiosos escritores y a su país.

Tanta literatura, tantos libros, tanta lectura han pasado por sus manos, tantas preguntas sobre Tuluá, tanta presencia y tantas otras preguntas que vendrán porque su ciclo aún continúa porque en ese lugar, que es su memoria, reside esa presencia para no dejar que las palabras olviden a su lugar natal.

Aquí, en esta conversación, hay apenas una brevedad, el límite de lo preciso, después indagaremos más en la vida del escritor, y que por ahora se deshaga de sus demonios y de sus fantasmas que siempre ha dominado.



11 comentarios:

William Zapata Montoya dijo...

Victor, por que no mostraste mas a esos lagartos de los lados, la cola tuya sí se vio entrando a cuadro varias veces.

RP dijo...

Esto se llama aprovechar muy bine al entrevistado y sus circunstancias y gentio

Maduro dijo...

Victor ahi estas de lagarto detrás de los poderosos, pero bueno te comprendemos

roy dijo...


la tradición de la pobreza de los maricas de colombia

Roy dijo...



dizque "anarquista de derecha" la pobre maricona de Gustavo Alvarez Gardeazabal.

Es decir: fascista hijo de puta

Anónimo dijo...

POR QUE SI O PORQUE NO.
INDEPENDIENTE DE TODO LO QUE PENSEMOS, DEBERÍAMOS ALIMENTAR ANTE TODO ESE ASPECTO CREADOR DE CADA SUJETO, Y EN ESTE CASO DEL ENTREVISTADO. AMIGOS DEBEMOS SUPERAR LOS GUSTOS PERSONALES, Y LAS INCLINACIONES SI EXISTEN O NO, ESO DEBERÍA SER LO MENOS IMPORTANTE.
LO VALIOSO ES QUE SE ESCRIBE, Y QUE EN ESE ASUNTO, NO ES BUENO O MALO,SIMPLEMENTE, NO ES DEL GUSTO DE NOSOTROS. ES LA CREACIÓN BIEN COMPLICADA, Y A SU VEZ EL INTENTAR HACERLO. CON MUCHO RESPETO A TODOS LOS QUE PARTICIPAN DEL BLOG, NUNCA SE LES INDUCE A LANZAR IMPROPERIOS
A LOS DISTINTOS ESCRITORES. SE TRATA DE DEJAR EN EVIDENCIA,ES,PRECISAMENTE LA OBRA Y LA CONSTANCIA CONQUE SE HACE.
HOY DESDE LA OFICINA CENTRAL DEL NEONADAISMO, MAÑANA EN CUALQUIER LUGAR DEL MUNDO.
EDGARITO.

FC dijo...

Este señor que dice ser neonadaista esta entregado al fascimos

Aleja dijo...

Siempre es tan claro, tan valiente este escritor en esta leonera de país.

NTC dijo...

Sobre el libro (comentarios, crítica) , las presentaciones y el autor, sugerimos acceder y navegar: "LA MISA HA TERMINADO". Gustavo Álvraez Gardeazábal. NTC ... Seguimientos y Compilación: http://ntc-narrativa.blogspot.com/2014_03_01_archive.html . Allí incluimos enlace al presente texto.

NTC dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alberto C. dijo...

Nosotros llamamos hermano a aquel a quien nos une un mismo parecer y en este caso Gardeazábal es sinónimo de independencia desde hace muchos años, ya que él nunca se ha escondido como los mamertos de este país que son unos demonios y escamotean presupuestos y siguen campante hablando de la revolución mientras asesinan y asesinan. Gardeazábal es un ejemplo de honestidad intelectual. Con él compartimos la misma sangre. Y dejen de echar vainas los inescrupulosos.
Hermosa la entrevista, felicitaciones.