domingo, 6 de abril de 2014

Gardeazábal y las amenazas



Gardeazábal y las amenazas

Víctor Bustamante


Llega esta nota mi correo:

“El pasado miércoles 2 de abril, un par de sicarios se apostaron en uno de los caminos que el escritor y periodista utiliza normalmente para ir de su casa en Tuluá a la finca El Porce. Por casualidades de la vida, Gardeazábal se demoró más de lo común para el regreso. Todo indica que los matones, al ver que su objetivo ya llevaba varias horas sin pasar y al notar que se aproximaba la patrulla de la policía de Ríofrío, se asustaron y le lanzaron la granada a los policías. Los delincuentes fueron detenidos y se encuentran en proceso de indagatoria. Pero todo no paró ahí, esta mañana a las afueras de su ‘Casa en la carrilera’, uno de sus empleados encontró un arma encaletada en una de las materas del jardín, preparada para ser accionada en cualquier momento. Por lo pronto varios investigadores del CTI y la Sijin de la Policía, comenzaron la investigación. Es de recordar que el periodista mantiene una columna diaria en el periódico de circulación nacional ADN y otra en el Diario MIO, donde no le faltan aperos para pisar varios cayos”.

Y como aquí en el país todo comienza con rumores. No podemos dejar de ninguna manera que nuestro escritor sea afectado por esa horda  de asesinos que aparecen y reaparecen sin ninguna excusa y que pasan al anonimato para amedrentar a  una persona crítica, como debe ser el ejercicio de una democracia, ya que sin la crítica viviríamos en un país metódico que no lo es, justo que no lo es, sin corrupción que no lo es y donde las esferas de lo intocable, a la izquierda y a la derecha y aun en el centro,  están calcinadas  de dudas y de la esclavitud de olvidar la memoria que señala las pésimas administraciones loadas en los medios por los pusilánimes.

Alguna vez cuando iban a encarcelar a Sartre, tenaz crítico de De Gaulle, éste en un acto de sumo respeto al escritor y sobre todo a la libertad de expresión, lo prohibió con estas palabras: Sartre es Francia.  

Claro que Colombia es otra cosa, las leyes fachadas, la censura velada, el miedo que merodea por todas las calles y campos, junto a los muertos sembrados en una total impunidad. Y sobre todo los embozados asesinos que merodean en la oscuridad. 

El país que denuncia Gardeazábal y que tanto mal le hizo a él en años anteriores no es el país que queremos, no queremos una noche más donde los asesinos continúen con sus atavíos de sangre y su sed de silencio.


Colombia en su ser profundo es otra cosa: la vida y la tolerancia.

Pedimos respeto para el escritor.

6 comentarios:

Gabriel Hernando Escobar Chica dijo...

Los desalmados pululan por doquier. A estos inmundos bárbaros; rechazo total por todos los que queremos una Colombia en paz. Gardeazábal siempre será un baluarte de nuestra buena sociedad y "NO" un alguien que los antisociales esperan -en cualquier sitio- para amedrentarlo. Ánimo Gustavo!!! Que la virgen siempre te proteja.

Jose Duarte dijo...

Maestro, estás en el corazón de Colombia. Ni un paso atrás porque nos aniquilan a todos

Jose Duarte dijo...

Maestro, estás en el corazón de Colombia. Ni un paso atrás porque nos aniquilan a todos

Jorge Hernando Mideros Rosero dijo...

No nos amilanamos ve....recibe toda la solidaridad de quienes te queremos ve.....Esta manada de asesinos no pasarán!!!!!

Lilia dijo...

La valentiaa de Gardeazabal dentro de esa poca hospitalidad de un periodismo entregado y genuflexo.

Anónimo dijo...

HOY DESDE LA OFICINA CENTRAL DEL NEONADAISMO, MAÑANA EN CUALQUIER LUGAR DEL MUNDO. SIN PALABRAS COMO SIEMPRE, GUSTAVO ES UNA GLORIA NACIONAL,Y EN ESE SENTIDO DEBEMOS PROTEGERLO.SOMOS MAS LOS QUE VALORAMOS SUS ACTUACIONES,POR EL CONTRARIO,ES UN VALIENTE.UN ABRAZO,Y CONTINUA CON HACER LO QUE MAS TE GUSTA, ESCRIBIR.( REVISTA BABEL).