domingo, 13 de marzo de 2011

Un adiós y una copa de vino para Ricardo Peña Villa


Un adiós
y
una copa de vino
para
Ricardo Peña Villa

Víctor Bustamante

Él nos ha dejado un puñado de poemas,
su búsqueda de Gardel y un tango que prefería, “Uno”.
Pero sobre todo ese vivir la poesía en cada minuto de toda la vida,
no de un solo día en estos tiempos posmodernos de baja intensidad poética.
Poseía una herida abierta: Medellín y sus desalojos, Medellín y sus calles atestadas del humo frenético de las esquinas de las cuales huyó.
-El bandidaje no le sentaba bien-.
Pero había una fiesta en la otra orilla, en Nueva York, donde era el príncipe de Umbrella House, en los cuartos oscuros de los pisos altos de Umbrella House
Pero sobre todo en ese cuarto de todos los países
y de todos los poetas donde los cojines y su perro eran también los monarcas de esos días estivales
cuando azotaba el día sin sospechar que todos los poemas y los planes y las mujeres y los tragos que se apuraron eran un simple esperar a que ella venga y toque detrás de la puerta para conducir a la isla de los muertos como en la tela de Arnold Bocklin.
Hubo un desfile de mujeres que buscaron al poeta y encontraron a su doble
Hubo mujeres que huyeron y lo destrozaron como es frecuente ante la poesía y al poeta.
Sabemos que Ricardo se ha marchado
No al East Village
No a Queens
No a Santa Lucia
No a cine
No a escuchar salsa al Rincón Francés
O
a algún bar cercano
No a Puerto Rico
Porque la traidora dama de negro le ha besado los ojos y sellado los labios.

Marzo 12 del 2011



10 comentarios:

Pedro Arturo* dijo...

"Ah, que tú escapes en el instante / en el que ya habías alcanzado tu definición mejor"

J.Lezama Lima

Carlos V dijo...

Alla iremos todso desde el necio hasta el patan y los malos poetas que ya se olvidaron
Ricardo vives entre nosotros

rip dijo...

rip

Karol Rojas dijo...

Gracias

ñ

Amalia Cevallos dijo...

Ricardo nunca te conoci pero supe que eras un valiente de la palabra en la ciudad de Nueva York.
Paz en tu sioencio

Albertino dijo...

Lo que decían los viejos poetas: Siempre que veo las cosas nuevas de las vidas de poetas que se descubren, recuerdo que mi abuela nos decía. Algún día se darán cuenta que escribir y hacer poemas es una bobada no da dinero y es necesario descubrir cuantas cosas hermosas hay debajo de la tierra.
Yo una vez le prerrenté, y como sabes eso abuela? y me respondió sonriente: Porqué yo he viajado a través de mi inmaginación por todos esos lugares y además los libros y lo poetas son muy mentirosos.

funes torralba dijo...

uno se muere y viéndolo bien no es tan grave ni tqan lamentable ni nada de eso

uno se muere así como uno se duerme o se sienta o se acuesta o cualquier cosa

si los pitos ya no dan más lo mejor es expirar

marilu dijo...

Todos nos vamos quemando como esas colillas que uno tira a lac alle, asi qeud amos sin anda como cigarrillos llenos de esa fusion que es la puta muerte
Ricardo te amremos siempre

Lucho aldaba dijo...

Ridardiño te fuiste de primero y nos dejaste en medio de esta puta calle de eneye. Pero a tu memoria todo seguira mas o menos como tu lo habias presupuestado; Siendos negados en Medellin ypero no en estos aldos.

Gajaka viuda de coña dijo...

Buen poema en homenaje Victorito, al rebelde sin causa, al amigo de las locuras inimaginables, al bareto en su mano y su picardia unica que envolvia los corazones solitarios de esas mujeres que decis; pues a todas las conoci, pues era yo El sirviente de Losey en Umbrella House. Alli sufri preswenti todas mis metamorfosis y vi las del poeta neoñadaista.